No hace falta decir cuán importante es ser capaz de usar una lengua extranjera en estos días, en especial si uno es un profesional con grandes expectativas de éxito laboral. Todos sabemos esto, pero ¿quién dispone hoy del tiempo suficiente para abandonar la oficina dos veces a la semana por un par de horas para asistir a una capacitación? Siempre hay alguna prioridad que requiere de nuestra atención y nuestra clase de idioma toma por lo general el segundo lugar.

Sin embargo, la necesidad del manejo de la lengua extranjera continúa siendo un deber y debemos enfrentarnos a esta lucha interna entre las tareas a cumplir y nuestras clases. Esta lucha debe terminar de algún modo.

Existen diferentes métodos para aprender una lengua extranjera y la mayoría son lo suficientemente buenos como para servirnos de ayuda. Lo importante es descubrir qué tipo de
alumnos somos y elegir el modo de aprendizaje que sea más eficaz para nosotros.

Hay tres aspectos que deben ser considerados antes de decidir:

  • En primer lugar, nuestro tipo de personalidad: ¿Soy una persona sociable? ¿Suelo necesitar de la guía o el apoyo de un tutor o soy del tipo que puede aprender solo?
    ¿Necesito que mis preguntas sean respondidas de forma inmediata? ¿Me siento cómodo con el uso de la tecnología en mi aprendizaje? ¿Qué me motiva a querer aprender?
  • En Segundo lugar, la cultura de la organización para la cual trabajo: ¿Apoya mi empresa mi desarrollo educativo? ¿Me provee de herramientas tecnológicas? ¿Puedo contar con
    tiempo dentro de mis horas laborales para capacitarme o debo utilizar mi tiempo libre?
  • Por último, las habilidades o competencias que debo lograr: ¿Cuáles son las habilidades o competencias que debo lograr en lo referente al manejo de una lengua extranjera? ¿Sobre
    qué áreas específicas debo capacitarme? ¿Sobre qué temas específicos debo volcar mi capacitación?

La mayoría de nosotros hemos crecido y sido educados sobre la base de una capacitación en el aula por lo que nos sentimos cómodos en ese ámbito. Nos gusta y hasta a veces necesitamos tener a alguien que nos esté esperando, en un horario en particular y chequeando que allí estamos. Seguramente, tener a un instructor listo para ayudarnos sea nuestra mejor opción, pero definitivamente no es la única. Nuevas metodologías han surgido, nuevos canales de enseñanza que nos brindan sus beneficios y de los cuales podemos beneficiarnos.

Métodos de enseñanza-aprendizaje y sus beneficios

Clases con Tutor en Empresas

Dos problemas desaparecen aquí. Primero, ya no tenemos que movernos fuera de la oficina por un tiempo considerable de horas para trasladarnos a otro sitio a tomar nuestras clases y segundo, la clase se acomoda al horario que sea mejor para nuestra complicada agenda.

Los recursos a utilizar en clase y las actividades a realizar en la misma son más fáciles de llevar cabo y más semejantes a las situaciones reales y al lugar real donde podemos llegar a usar el idioma.

Clases con Metodología Blended Learning

La falta de tiempo, los frecuentes viajes, las reuniones fuera de la oficina o el teletrabajo no necesariamente deben llevar al fin de nuestras posibilidades de asistir a clases o de desistir
tomarlas con un profesor, si ese es el estilo que más nos satisface como alumnos. Un muy buen resultado puede obtenerse usando una mezcla entre el modo de aprendizaje tradicional y el modo virtual. Con la nueva tecnología puesta a disposición de la enseñanza ya no hay excusas para abandonar nuestra capacitación. Los salones virtuales nos permiten estar presentes no importa dónde nos encontremos y a la vez podemos continuar disfrutando de la calidez de nuestro tutor.

E-learning

Mucho se ha dicho a favor y en contra de este método. La verdad es que la tecnología ha mejorado la efectividad de la enseñanza virtual a través del uso de herramientas tales como
web conferencing, tecnologías 2.0 y simuladores, entre otras. Un ambiente distendido en el que manejamos nuestros tiempos y nuestro lugar pueden también ser observados como una ventaja y cuando nos volcamos a utilizar el idioma en una variedad de circunstancias, el enfoque colaborativo del método eLearning es de gran utilidad.

La riquísima variedad de herramientas de las que hoy disponemos, tanto docentes como alumnos, nos permiten mejorar día a día nuestro rendimiento y utilizarlas a favor de nuestro desarrollo como profesionales. Está en nosotros descubrirlas y usarlas en nuestro beneficio.